jueves, 18 de septiembre de 2008

A tí soñador inspirador



Navegabas en un haz de luz, retardabas tu tiempo, veías a los demás envejecer, andabas en un sueño de por demás lleno de luz, y este no era tu mundo, tu mundo estaba en otro sitio lleno de prismas de color, de estrellas que te decian historias del pasado y te contaban de la tristeza del universo, supiste escuchar, el cielo te habló susurrante al oido a cerca de sus limites y sus leyes. Precisamente a tí que fuíste un adulto - niño, tu naturaleza de niño te llevo a compartir lo que escuchabas. Tus palabras  me hicieron ver el mundo diferente, después de saber de tí nada es igual, el universo se torna tan sorprendente e inquietante que a veces me monto en haces de luz, pero no viajan como los tuyos, de repente me tumban como si fuesen caballos no amaestrados. 


Y la verdad quisiera ser un poquito como tú, mi cientifico favorito, violinista magico, para sentir a Dios en mi oido y escucharle atentamente cuando me habla de su creación, como lo hiciste tú.



2 comentarios:

Luisa Ramos dijo...

hola, prometi dejar un comentario.. y bueno.. esta fue mi eleccion...
la verdad.. pense mucho para dame cuenta de que, no iba a escribir nada poetico... solo te diria que me gusto tu escrito.. espero no haberte decepcionado...
un beso

Leonardo Sandoval dijo...

Compadre, muy buen escrito...

También fue mi elección pues es mi científico favorito e igual que muchos me gustaría que perduraran sus ideas por siempre.

Muy bien

Leo Sandoval