jueves, 16 de junio de 2011

En busca de aquella mirada...



Hace un tiempo aparecía en mi vida una mirada fabulosa acompañada por la risa y el encanto, una flecha endulzada de amor traspasando vidas, enlazando destinos, uniendo desconocidos y entonces me zambullía en el amor, se concentraba el universo para confabular graciosamente en mi vida y la sonrisa se volvía encantadora, tanto, que tal vez, se iluminaban otros soles.

Esa sonrisa la vi en una mujer y encontré el amor, y me encontré envuelto de dicha, lo femenino me acariciaba cual niño alagado en la vida, y la mirada aparecía una vez más y la pasión prendía la chimenea de la fantasía y la poesía brotaba por doquier... sin embargo no sé si fue el desdén de la vida, si fue el enredo del trabajo o si me hice ciego, pero no volví a ver esa mirada, la confundí una vez y me heri, y la he venido confundiendo.

Hoy encuentro que mi corazón sigue siendo el mismo a pesar de lo que haya pasado, que tengo un corazón imbatible,  pero sensible y que para hoy reconozco en el espejo la misma esencia que reconocí cuando quise ser excelente ser y que voy sin cuentas vencidas, sin deudas, tan claro e infante como siempre he sido.

Hoy me sorprendió una mirada, me sorprendió un calorcito extraño en mi brazo y sin importar el tiempo ya pasado, me vi en sus ojos como aquellas veces en las que el universo me decía: "tienes derecho a ser amado". Y entonces como sucede siempre he acá mi corazón sin defensas palpitando por la dueña de esa mirada llena de ternura y magia, palpitando por usted que parece ser encantadora.

Tavo.

1 comentario:

Fernando León dijo...

Amigo de Open Games, yo también perdí a "mi futura esposa" de manera muy parecida a la suya, lo más triste es que ya no se puede volver el tiempo atrás y sólo queda la nostalgia y el dulce recuerdo, porque ella se casó y tiene familia. Me consuela pensar que no me la merecía, que "no era mi destino", y que algún día Dios me dará una mejor, quizás una más adecuada para mí.